jueves, 25 de enero de 2018

Pesto, una salsa fantástica

¿Te apuntas?



Esta salsa siempre me ha encantado. Cuando era niña, y comíamos en algún restaurante italiano con mis padres, mi opción favorita era espaguetis con salsa pesto.
Resulta "genial" que te cuadre "sano" con algo que te encante y además de toda la vida. Y cuando además lo disfruta a tu hija de tres años, ya ni te cuento.
Y es que la salsa pesto es de las salsas tradicionales más saludables. La base de esta receta es la albahaca (Ocimum basilicum), una planta aromática y terapéutica que, además de proporcionarnos un exquisito sabor en la cocina, se le confiere multitud de beneficios para para la salud como propiedades antioxidantes, antibacterianas y antiinflamatorias. Indicada en casos de insomnio y ansiedad, fatiga y para mejorar la digestión entre otros usos y aplicaciones.
Los demás ingredientes como ajo, piñones y un buen aceite de oliva no se hace ningún feo, sino junto lo contrario. En conjunto, fantástica salsa. Eso sí, si es para pasta, como mínimo integral. Yo suelo usar integral de kamut ecológica.


Espaguetis integrales al pesto

Ingredientes “orientativos” para unos 2 platos de pasta:
125 g espaguetis integrales de kamut o espelta
15 g de hojas frescas de albahaca. Si no tienes plantada lo ideal es comprar una maceta con albahaca para cocinar y mejor si es eco
15 ml de aceite de oliva primera extracción en frío
20 g de piñones
1/2 diente de ajo sin corazón
Pizca sal marina
Unos 30 ml de agua caliente de cocinar la pasta
Parmesano o queso similar para mezclar o para decorar el plato (al gusto del comensal). Opción vegana con levadura nutricional

Elaboración
Nota importante: Cocinar pasta y salsa al unísono y tomar al momento. 
La auténtica salsa se elabora en un mortero, mezclando primero los ingredientes secos sin aceite para añadirlo después poco a poco en forma de hilo sin dejar de remover. Después añadir el agua de cocinar la pasta para que no quede tan aceitoso y acabar de mezclar. 
Probar, ajustar de lo queramos más cantidad y ya lo tenemos listo para mezclar con la pasta (no es un enorme plato, lo justo para saborearlos) y a comer.
Lo que he descubierto es con un suribachi (mortero japonés con estrías vinculado al gomasio) se hace muy rápido y queda genial.
Raquel Magem
http://ladietistaraquel.es

2 comentarios:

Alfons García Burgas dijo...

Lo voy a intentar, Gracias.

Alfons García Burgas dijo...


Ho miraré de fer com diu la Raquel, Merci.